¿Qué?

¡Avanzar en tus proyectos escritos, y disfrutar de la escritura! El objetivo de estas sesiones presenciales ––y también online–– es, como su nombre lo indica, escribir. Y como para escribir hay que saber qué y sobre todo para qué lo estamos haciendo ––cuestión básica sobre todo para cuando necesitemos recordar por qué nos metimos en ese berenjenal––, tomamos un momento para pensar nuestros objetivos de escritura y planear nuestra semana de trabajo.

A medida que va pasando el tiempo, me doy cuenta de que estas sesiones podrían también llamarse “Escucha y Escribe”, porque lo que compartimos ahí es una fuente de conocimiento muy potente, que luego se pone por escrito. Pero me gusta el nombre y de momento no va a cambiar. Les voy avisando 🙂

¿Cómo?

El núcleo de la sesión son ejercicios guiados que nos ayuden a superar nuestros bloqueos de escritura. Salimos con un texto que podemos seguir escribiendo o editando a lo largo de la semana, por ejemplo durante los encuentros que hacemos online (Pomodoros, ver abajo).

También, vamos aplicando herramientas de organización, de documentación, entre otras cosas, orientadas a facilitar la gestión del proyecto en sí.

Los puntos clave de estas sesiones son: 

  • Generar un espacio compartido, seguro, y de cuidado tanto de los proyectos como de las personas, en el cual poner en común los altos y bajos de nuestros proyectos escritos, nuestros objetivos concretos de escritura, dar y recibir un feedback constructivo. La competitividad del mundo profesional, ya sea académico o de otro tipo, se queda fuera de estas sesiones.
  • Se basa en un trabajo incremental: se amplía la capacidad de escritura y de gestión de proyecto (incluida la gestión emocional) con la práctica.
  • Escribir con un sentido y una dirección.
  • Saber cuáles son los siguientes pasos para sostener el avance del trabajo durante la semana después de la sesión grupal de escritura.

Estas sesiones grupales se complementan con encuentros online, de mínimo 25 minutos, en los que las personas se saludan, dicen a qué en concreto le quieren dedicar el tiempo del que disponen, y se ponen manos a la obra. Cuando se acaba el tiempo que le pueden invertir, se despiden, y hasta la próxima. Estas sesiones son opcionales, y las llamo “Pomodoros”, haciendo evidente referencia a la técnica de productividad.

El Calla y Escribe es una manera de poner en práctica la orientación específica que recibes en la Clínica de Proyectos, que son las sesiones individuales.

¿Para quién?

Hay grupos específicamente de doctoranda/os, y otros para profesionales y personas emprendedoras.

Para más información, o pedir una sesión gratuita de valoración, escríbeme a nadia@mindacademia.net

También puedes suscribirte a mi newsletter en el pie de la página web, para recibir noticias que solo publico ahí, y avisos de nuevas entradas en mi blog con recursos útiles para acompañar tu día a día de trabajo.

En el video de abajo puedes oírme explicando estas cosas: