Disfruta la escritura

Escribir un proyecto personal es una práctica mental, intelectual, pero también emocional e incluso física. Concretar este proyecto es más fácil si se hace en grupo y con una guía. Todas las habilidades se pueden aprender, y hay pruebas de que el método y la retroalimentación son lo que llevan a que consigamos hacer cosas que antes no podíamos –más que las horas invertidas–. Si tienes un proyecto académico o profesional que pasa por concretar tus ideas por escrito, estás en el lugar indicado.

Clínica de proyectos

¿Qué? Son sesiones de asesoría individual, en donde tratar obstáculos…

¡Calla y Escribe!

¿Qué? ¡Avanzar en tus proyectos escritos, y disfrutar de la…

Taller Diseño y Metodología de investigación

Seguramente has tenido asignaturas o has hecho algún curso sobre…

Taller Desenredando esta Cosa

¿Qué? Como ya habrás podido comprobar, la tesis de doctorado,…

Experiencias

Es el momento en el que reflexiono sobre mi tesis, una reunión obligada en la que señalo tanto los avances como los pasos futuros a dar. Son un punto intermedio entre el director de tesis y el trabajo individual. En algunos casos la figura del director de tesis no está tan presente como nos gustaría, por eso es tan importante contar con alguien que nos aconseje y nos guíe durante el proceso de trabajo y podernos así encarrilar en la buena dirección. Muchos llevamos dentro el demonio de la procrastinación, pero he aprendido que mediante el trabajo continuo y la consecución de objetivos aquel va desapareciendo. Lo recomendaría para muchos perfiles; para quien ha abandonado la tesis y la quiere retomar; para quien la comienza; o para quien tiene necesidad de investigar en general y necesita de ayuda.

Borja, doctorando

Es un espacio “sagrado de reflexión y pluma” para respetar el compromiso conmigo misma de dedicarme un tiempo para reflexionar y escribir, por encima del asalto cotidiano de las tareas urgentes que me “comen” el tiempo. He aprendido método. Me ha servido mucho la escritura rápida  para ayudarme a entrar en contacto con esa “zona de descubrimiento” donde emergen cosas nuevas. Retomar la buena costumbre de fijar objetivos, a corto plazo y también medio plazo y a la vez a ser flexible conmigo misma para poder cambiar y tomar nuevas decisiones. Me ha ayudado a avanzar cuando hemos parado y compartido un poco cómo vamos en el grupo. Creo que una parada reflexiva es buena para todo el mundo. Se lo recomendaría a quienes siento que es esto lo que más están necesitando y no lo saben, o creen que solos/as pueden hacerlo igual.

Mariana, autónoma.

Blog

Madrid, España
nadia@mindacademia.net